sábado, 10 de febrero de 2007

Hay que enseñar a los niños a amar nuestros hechos más trascendentales


Nadie escribe la historia en verso más que Rómulo Calderón Torres. Tiene para ello una desenvoltura inusual. Así también es su memoria. Recuerda largos poemas y los recita con enorme facilidad. Escritos en décima. Unas coplas en especial le asaltaron en esta entrevista -"Rosa de Madrugada"- escrito sobre la espalda de una mujer filipina, compañera en un momento de su vida.


Nacido en Cumaná hace 56 años vino a Valencia con varios regalos: un libro sobre historia versificada de La Batalla de Carabobo y el primer CD de aprendizaje multimedia "De Carabobo Converso".


Guillermo Morón dijo en una oportunidad: "La historia en Venezuela la han escrito tres grandes poetas: en la Colonia, Juan de Castellano; en los años 50, Alí Lameda; y en el presente, Rómulo Calderón Torres". ¿Cómo se sintió usted ante esas palabras?


Arrugadito y chiquitico. Fue un elogio muy grande. Guillermo Morón estudió mi obra, razón por la cual yo pasé como miembro correspondiente a la Academia de la Historia.


¿Cómo comenzó usted a escribir en verso?


- Como periodista he ido quemando etapas. La idea mía, pensando en los niños y en el adolescente, fue contribuir a educarlos. Quitarles a ellos lo engorroso, largo y tedioso que es el estudio de la historia. Enseñarlo a amar nuestros hechos más trascendentales. Mis obras están dedicadas a los niños y los jóvenes. Comencé a escribir ensayos históricos, más de 40, publicados en una página histórica en un diario que se llamó Entre siglos.


Mi primer trabajo versificado que es una conversación sobre la historia de Caracas se llama A Caracas Converso porque mi trabajo narrativo versificado es un diálogo que yo tengo con el lector. Yo le cuento cómo fue la batalla, quiénes la realizan pero en ella va entretejida la poesía; la metáfora. Sin metáfora no hay poesía.


¿Le nació entonces a usted la necesidad de enseñar?


Sí, por querer educar. Porque siempre he sido un periodista dedicado a recoger hechos históricos. En mi tierra, por ejemplo, a los personajes populares. Siempre cultivé la poesía y la que me gusta es la poesía contemporánea conceptualista. Soy un gran definidor de la forma de las cosas.

¿Por qué se dice que usted va a estar en el Guinness?


Después de mi conversación con la capital me nació la idea de escribir sobre mi Estado, "De Sucre converso", dos tomos en CD Multimedia. Son 17 mil 600 versos. Es el poema más largo que se haya escrito en la historia de la humanidad, por ende, debe estar en el Libro Récord Guinness.

¿Cuánto tiempo le tomó hacerlo? ¿Unos cuantos años?


No. Mis amigos dicen que yo sufro de un "repentismo poético". Cuando estudié derecho hice un examen en verso y saqué 20 puntos. Era de enjuiciamiento criminal que se llamaba así la parte procesal. Toda la obra de Sucre no me llevó más de 7 meses. "La Batalla de Carabobo" la hice en un mes, un total de 2 mil versos. Tuve relatos del sargento Moncada quien me llevó al propio lugar de los hechos, sabe muchos detalles del campo y de lo ocurrido allí, que me ayudaron mucho

¿Cuánto tiempo le lleva prepararse para poder después escribir las estrofas?


Para hacer Sucre me leí 20 obras diferentes. Hice comparaciones. Viajé a Sevilla. Revisé los archivos de Indias, hice muchas anotaciones. Leí la obra de Juan de Castellano que la hizo también en verso. Unos versos fuera de rima, como él lo sentía. Pero el describe fechas exactas. Para Carabobo leí un conjunto de 6 libros y rematé con una guía turística maravillosa que hicieron aquí, de Don Luis Núñez Pérez. Las voces indígenas de Carabobo están allí, reverenciadas en verso.

¿Por qué en verso?


Porque pienso que el muchacho me va a entender más rápido y lo va a repetir espaciadamente y la asonancia de la rima lo va a ayudar a conocer la historia. Pero como existen galeonistas en el país y la décima es su materia prima para consejas, ese trabajo está dedicado a cantores, a los niños.

¿Ha recibido respuesta de la recepción por parte de los más jóvenes de su labor?


Sí. El segundo tomo de Sucre, porque la Universidad de Oriente se encargo de difundirla y llegó a las manos de los profesores, a su s hijos y sus nietos. Y un día, uno de ellos me detuvo en los pasillos de la UDO y me dijo: "Mire doctor yo hice un examen basado en su historia". Eso me dio una enorme gratificación.


¿De donde le viene a usted esa facilidad de escribir en verso?


Es algo que lo hago muy rápido. Fluye muy rápido. Mi técnica es leer la historia, hacer anotaciones, investigar con profundidad donde hay contradicciones. Los que leen mi obra saben que estoy ajustado a la verdad.

¿De esta forma llega a revelaciones poco conocidas de la historia?


En el caso de la Batalla de Carabobo hay unos hechos que nadie ha conocido porque hay muchas cosas del edecán de Bolívar, O' Leary, de las que pocos se ocuparon. Sólo Don Vicente Lecuna.

¿Cómo se interpreta en estos momentos la historia?


El político latinoamericano interpreta a los héroes del pasado a su modo. He estudiado profundamente el Congreso de Angostura y El Libertad0r dijo cosas lapidarias que todavía no se han sabido interpretar.

¿Cómo hay que interpretar a Bolívar?


Como un ser humano. Como un hombre que tuvo muchos errores y muchas fallas. Un genio no hay duda. Hombre de valor inmenso, inconmensurable, como yo lo califico, pero que también tuvo sus errores.

¿Y de Páez qué puede decirnos?


De Páez yo debo decir que salió de Achaguas con mil 500 jinetes y ganó la Batalla de Carabobo.

¿De su experiencia como periodista qué le podemos decir a las nuevas generaciones?


Cultivé la verdad. Transmití la verdad. Nosotros lo periodistas somos los hacedores de historia y por ello fui retrocediendo a los hechos importantes para darle a entender a mis lectores de ahora. El pueblo quiere que le digan la verdad y para ello hay que ser muy valientes. Yo lo fui. Fui amenazado muchas veces.


¿A los poetas de hoy en día?


Pareciera que cuanto menos los entienda el lector son más felices.


Durante la entrevista contó anécdotas, llenas de humor, partes de su vida, su sinceridad y las tremendas ganas que tiene de seguir escribiendo la historia versificada de todos y cada uno de los estados venezolanos. Ha estado casado dos veces, con hijos y dos nietos. Recitó coplas, cantos épicos y décimas.


Es hijo del poeta Félix Calderón Chacín. Autor de más de 44 obras. Ha escrito sobre otras batallas: Ayacucho, Pichincha, Araure y Matasiete. Fue Cronista de la Península de Araya. Considerado el Primer Cronista Poético de Venezuela de acuerdo a la Convención Nacional de Cronistas de Venezuela celebrada en el 2006. Periodista, abogado, humorista, ensayista, dramaturgo e historiador mantiene en Cumaná un programa de televisión. Ha trabajado en los diversos medios impresos de la región creando una especie de periodismo versificado en su programa en Radio Continente Caracas "La Noticia en Versos". Mantuvo el micro histórico "Personajes y Pensamientos" en Radio Anzoátegui. Creador del premio de farándula "Sol de Oriente". Quiere lograr que las universidades nacionales tengan una Cátedra que se llame Escuela Superior de Poetas. Sus premios son sencillos, los que llegan al corazón, como los niños que se aprenden sus versos y los recitan. Ha fusionado la prosa con el verso y está escribiendo su primera novela en versos (Notitarde, 10/02/2007, Confabulario).-