sábado, 4 de agosto de 2007

Leonor Mosquera Boldt: El tarot representa la maqueta del universo


El escultor Edgar Guinand, Premio Nacional de Artes Plásticas, escribió en 1982 lo siguiente: "Partir de un "hallazgo" es siempre una aventura infinita que depara un collage; pero para Leonor Mosquera Boldt, no es sólo eso, sino además, una fuerza que genera estímulos en su sensibilidad de artista, consciente de las posibilidades de una técnica que más que eso, en este caso se convierte en un lenguaje a través del cual la artista ha logrado trascender más allá de poéticas y mágicas que se transmutan hacia una expresión desvinculada de toda lógica, pero que en cambio es como diría Baudelaire: lo inesperado, la sorpresa, el asombro. Son parte esencial y características de la belleza; y yo diría que también son parte esencial de la obra de arte".


Aunque su producción artística no es prolífica, imprime en sus cuadros una dilatada paciencia combinando elementos que hacen una lectura casi infinita del espacio atrapado en el recuadro de la obra. Son colores, perfumes del espacio, coronaciones místicas y toques de profunda elegancia, las que parecen rodear a esta mujer de madre con ascendentes alemanes, generosa y también dedicada, desde hace once años atrás, a la lectura del tarot, herramienta que es parte de su destino de vida y al que hay que dedicarse con seriedad, estudio y mucha comprensión humana.

¿Cómo ha transcurrido su vida entre el arte y la disciplina del tarot?
Con relación al arte no he podido mantener una continuidad exacta porque me he dedicado al tarot y otros estudios. Por lo tanto, no ha habido un lineamiento firme. Algunas circunstancias de mi vida me impidieron continuar con el arte de forma constante pero participé en exposiciones tanto colectiva como individualmente en Aragua. Al mudarme de mi pueblo, nací en Cagua el 11 de abril de 1942, trabajé en la Cantv desde los 15 hasta los 29 años tanto en Maracay como en Caracas. Después que me retiré me fui a Europa por un mes y medio. Fue una gran satisfacción para mí estar en los grandes museos de Francia, España e Italia. Ver las obras de los maestros clásicos y renacentistas me emocionó mucho.


Ingresé a la Escuela de Artes en 1972 y permanecí allá hasta 1975. Después de este viaje hice otros a Estados Unidos, República Dominicana, Chile, Argentina y Turquía. Comencé estudios en la Universidad Católica Andrés Bello por un tiempo, hasta que me dediqué al arte de una forma más seria por el estímulo de profesores y otros artistas, entre ellos, Ismael La Rosa. Fue entonces cuando participamos en exposiciones en todo el país. Tuve una muestra itinerante por todo Oriente y estoy representada en el Museo de Arte de Maracay.


He estado dando saltos un poco por las mudanzas, varias circunstancias y junto a mi hija Carmen Elena Peña, egresada de la Escuela de Arte Plásticas de Caracas, tuve la oportunidad de ilustrar un libro de mi hermana Evelia Mosquera Boldt, "Los espejos del aire", publicado en el año 1993. Estudié después toda la carrera de parapsicología en la llamada Universidad de la Tercera Edad que, lamentablemente, fue cerrada. Todos esos conocimientos ahora los aplico en el tarot.

¿Podríamos decir que usted en sus cuadros hace ensamblajes lúdicos?
Trato de mantener una mentalidad ecléctica. Retomo de unas creencias algunas cosas y de algunas otras enseñas otras. Estuve en la escuela de Joaquín Trincado donde aprendí muchas cosas. Allí aprendí mucho sobre el karma, la reencarnación y eso me ayudó mucho. Después profundicé en las teorías de Allan Kardec cuyo pensamiento promulga la supervivencia del espíritu, las reencarnaciones sucesivas, la ley de causa y efecto. Todas estas lecturas y documentaciones las ensamblé con los estudios de parapsicología por su similitud y fui buscando explicaciones para entender mejor la vida.

¿Para evolucionar?
Para entender mejor por qué a veces nos suceden las cosas y entender que vinimos aquí para buscar el progreso espiritual, físico y mental en esta encarnación.

¿Estudió a Fritjof Capra, autor de El Tao de la Física?
Sí, porque él después de estar graduado de físico en la Universidad de Viena estuvo buscando los mundos paralelos y fue investigando. Después escribió El Tao de la Física, aunque afirmó que él no lo escribió; simplemente fue un canal para darlo a conocer al mundo, como inclusive lo han dicho otros grandes artistas, pintores, filósofos y compositores. Así como Gustav Mahler, quien dijo que él no era el cerebro que piensa sino la mano que ejecuta.

¿Cómo llega usted al tarot?
No lo hice en forma premeditada porque en mi familia no ha habido esta tradición. Después de mis estudios de parapsicología, Karla Monrivé dio un curso. Al tiempo fui practicando hasta que mi hija y una amiga de origen mexicano me motivaron mucho a continuar, hasta dedicarme profesionalmente.

¿Usted ha realizado collage de cada uno de los arcanos mayores?
No. Muchos de mis collages no son preconcebidos. Yo voy trabajando y voy viendo efectos.

¿Cómo fue logrando La Sacerdotisa?
Es un trabajo elaborado en papel intervenido, tiene polvo de mármol, arena. Fui pintando, encontrándola. A sugerencia de un amigo el artista plástico Alfredo Gómez, le puse escarcha dorada, porque lo había pensado en un principio pero me había cohibido para que no quedara un poco kirsch.

¿Por qué esta imagen en particular?
La carta original tiene un pergamino en la mano con la palabra tarot que, de una u otra manera, habla del conocimiento velado para el ser humano. Lo esotérico. Algo conocido y desconocido a la vez. A pesar de contar con sistemas de adivinación muchas cosas no se llegan a conocer. Cuando estuve trabajando en los efectos del cuadro apareció una maga y fue así como me fui entusiasmando. Es la carta 2, es la mujer, la compañera de El Mago.


Aunque no es bueno que el propio autor explique su obra puedo decir que ella en vez de tener el tarot en la mano tiene el globo terráqueo. Ella también maneja un conocimiento. Tiene una carta de póker a un lado. El Ojo escrutador que aparece en el centro es como buscando misterios, desentrañando la existencia y los dilemas de la vida. Después de elaborarla vi tanta similitud con la abadesa que la identifiqué con ella.

¿Pero no ha estado tentada de dibujar cada carta del Tarot?
Sí, pero el tarot es muy profundo y muy misterioso. Se corre el riesgo de tergiversar el contenido. Hay que tener demasiados conocimientos.

¿Qué cartas usa?
El modelo Rider White diseñado en base a esquemas antiguos. Su autor hizo un cambio entre las cartas de la fuerza y la justicia colocándolas en otra posición sin dar mayor explicación y aunque luego escribió un libro dando detalles y analizando la clave pictórica del tarot, éste está cargado de miles de símbolos que afinan la intuición. Signos mágicos y muy ricos de contenido. Este tarot habla por sí solo.

¿El tarot lo explica todo?
Lo compendia todo. Todas las situaciones cósmicas y humanas están dentro del tarot así como también están dentro del I Ching y otros libros sagrados de las distintas culturas. Por ejemplo, la Carta Nro. 10 de oro, arcano menor, tiene representado el esquema universal del cosmos, del árbol de la vida, y el tarot todo es la maqueta del universo. El tarot en sí representa el cosmos en su totalidad. Nosotros somos micro-cosmos pues tenemos todos los elementos que lo componen.

¿Comparte esta disciplina con la pintura?
Me absorbe mucho el tarot. Si me dedicara a la pintura no podría practicar el tarot como lo hago. No pudiera trabajar. La mayoría de las consultas son urgentes.

¿El tarot lo asume como una misión?
Es parecido a una misión. Me convertí en tarotista casi sin darme cuenta, de una forma muy sutil. Yo nunca me vi en una mesa atendiendo a clientes. A veces he intentado dejarlo pero el tarot lo va absorbiendo de una forma tal que se convierte en parte de uno mismo.

¿Sirven las cartas para meditar?
Muchas de ellas. Pero son un arma de doble filo. Poseen un gran conocimiento dentro de ellas, pueden estimular al artista o al pintor.

¿El destino existe?
Sí existe. Parte del destino. No podemos ser deterministas porque eso niega la evolución. El tarot orienta sobre los problemas donde la mayoría de la gente se quedan en vez de buscar la evolución. El tarot ayuda bastante y auxilia. Dicen que todas las cosas están escritas dentro de la bóveda celeste pero ello no implica que tengan que suceder. Porque hay cosas destinadas de una forma muy marcada pero otras las podemos cambiar si la persona pone empeño para mejorar el destino.

¿El momento que vive Venezuela ha aumentado su clientela?
Sí porque hay mucha angustia en estos momentos. Sin meterme en comentarios políticos porque este es un tema muy delicado puedo decir que existe una expectativa. Es bueno recordar que lo único permanente es el cambio (Notitarde, 04/08/2007, Confabulario).-

No hay comentarios: