sábado, 1 de septiembre de 2007

Adolfo Estopiñán: Todavía estamos muy llenos de prejuicios


Adolfo Estopiñán, vestido de negro, reía emocionado en los espacios frescos y limpios de la estación Cedeño del Metro de Valencia.


Justo en el medio de la estación estaban doce piezas suyas expuestas mientras se esperaba por la inauguración, junto al grupo de invitados.


Matea amamantando a Simón, La Meditación, La Elíptica, El Equilibrio, El Conflicto, Mujer pariendo y el Juramento en el Monte Sacro entre Simón Rodríguez y Simón Bolívar fueron parte del conjunto observado, cargados con su técnica que revela el arduo trabajo de los años, la limpia sensación de las texturas y el dominio sobre arcillas, maderas, resinas y bronce.


El artista nació en Valencia. Estudió en las escuelas de Arte "Arturo Michelena (1979-1973) de Valencia; la Patney School Art (1977-1978) y la Sir John School (1979-1983), estas dos últimas en Londres, Inglaterra, donde vivió varios años.
Ha participado en diversos salones, el Arturo Michelena, Ateneo de Valencia, Galería de Arte "Braulio Salazar", Salón Aragua y el Salón Canning Art Gallery, de Londres.


De una u otra manera su labor está representada por diversos rincones y espacios de la ciudad de Valencia y otros lugares de Venezuela, por lo que todos al observar el trabajo de esta muestra reconocieron al Estopiñán que acompaña con los 16 Altos Relieves de Héroes Venezolanos en el Campo Carabobo, el busto del Papa "Juan Pablo II" en la Anunciatura Apostólica de Caracas, los "Icaros" de la Escuela de Aviación del estado Aragua, el busto de "José María Vargas" en la UC, "La Caribeña" en la Clínica Mamaria de Valencia, "Don Teodoro Gubaira" en el Centro Deportivo La Viña, "La Elíptica" en la Parque Metropolitano de San Diego, "Los Inmigrantes" en el Centro Hispano de Valencia; Ozono en el C. C. Viña Plaza, Cuatro Relieves de la historia de la Arepa en El Manjar; "La Sirena", en Lecherías (estado Anzoátegui), "Simón Bolívar" en la plaza de Trujillo, "La Gimnasta", "El Cristo" en los jardines de la UC; familia de Delfines en el C. C. Vía Veneto y en el exterior, en Miami, "Reflexión" y "Mujer Gorda".


También no se puede olvidar ni obviar que su obra más emblemática "Alma Máter", de enormes dimensiones, se encuentra en los jardines del Rectorado de la Universidad de Carabobo, mirando hacia la avenida Bolívar, causando, todavía, hoy en día, reacciones entre quienes se dedican a observarla.

¿Qué representa esta exposición titulada "Entre musas Desafiantes?"
Me siento en éxtasis. Fue difícil recolectar este conjunto de piezas porque cuando uno vive de su trabajo la negociación forma parte de otra profesión adicional que uno tiene.
Con algo de recursos pude completar el grupo de obras y hasta un poquito más.

¿Qué nuevo proyecto tiene en mente para el 2008?
Estoy soñando que el año que viene estas piezas que están en mediano formato puedan formar parte de una clase abierta con los estudiantes de la Escuela de Arte "Arturo Michelena" y los alumnos de arte de las universidades de Aragua, Cojedes y Carabobo para que, junto conmigo, las hagamos de nuevo pero grandes, de 2 a 3 metros.


Filmemos todo ese esfuerzo y quede como una especie de vídeo didáctico para el futuro. Un instrumento para la posteridad. Ese es mi sueño y mi gran ilusión.

¿Qué le llevó a hacer a la Negra Matea amamantando a Simón?
Pienso que la mujer que le da a un hijo parte de su vida se transfigura de ternura y de amor. Ese conjunto de madre e hijo intenta mostrar esa poesía. Ese sentimiento de afecto.

¿Por qué ha hecho tanto énfasis al parto de la mujer a lo largo de su vida?
Siempre he tratado de proponer que las mujeres deben concebir los niños, no de la manera como lo hacen en las clínicas, sino de una manera más natural. Que se ayude de la gravedad, como lo hacen las indias de la Guajira.

¿Por qué el Juramento en el Monte Sacro?
Hace como unos 8 o 9 años la Alcaldía de Naguanagua invitó a un concurso sobre una obra de Bolívar para la plaza. Como en ese Municipio se concentran la mayoría de las instalaciones de las universidades de la región, incluida la más grande, la de Carabobo, me pareció que les pertenecía por añadidura, justo el valor del estudio y del maestro. Mi sorpresa fue que aún participando con esta pieza junto a otros valiosos artistas, declararon el concurso desierto.


Imagina. Estuve trabajando en ella sin recursos. Pesa muchísimo porque le tuve que colocar dentro una piedra para sostenerla. Hasta altas horas de la madrugada la desarrollé y tuvimos ese desenlace.

¿Por alguna razón estás tocando temas bolivarianos?
No. Ha sido sin ninguna intención. En el caso de Bolívar con su maestro era porque está circunscrito en la Alcaldía que contiene un enorme número de estudiantes...

¿Cómo sientes que marcha el movimiento artístico en Venezuela?
Estamos en la época de los "ismos". De los facilismos.

¿Te sientes un poco fuera de época?
Yo no soy un viejo, lo que soy es un clásico. Lo que hago es porque me gusta hacerlo.

¿Cuándo realmente comenzaste a esculpir?
Mis primeras obras las hice desde 1972. Tallé un jabón de un hotel en el que me hospedaba en un viaje por el cono sur. Conocí a un grupo que tallaba las placas de batería e hice un hombre con un morral que era yo mismo. Cuando regresé a Venezuela hice un busto mío y me puse a estudiar formalmente con el maestro Cardona Villegas.

En Inglaterra, además de estudiar arte, ¿qué más hiciste?
Me dediqué al teatro. Hice de mimo, estudios del movimiento, porque de alguna u otra forma ese conjunto de actividades me han vinculado con la expresión de mi trabajo.

¿Por qué el desnudo?
Por los años 60' nosotros nos desnudábamos. Después de haber atravesado ese trauma del vestido y sentirnos desnudos, ¿cómo puedo vestir una pieza? Pero la verdad es que todavía estamos muy llenos de prejuicios.
Cuando hice esa india que tengo en el rectorado (Alma Máter) había gente que me decía que agarraba a los niños y los pasaba del otro lado de la acera para que no vieran "eso", así, abierto.

¿Por qué sigue siendo "Alma Máter" polémica?
La hice en 1983 y fue un esfuerzo colectivo. Nunca había hecho una pieza tan grande y no había trabajado esos materiales. Esculpía con resina y esa la hice en yeso. Aprendí a soldar. Todos me dieron ánimo...


Cuando la traje al Salón Michelena, primero la inscribí y como la traía en un camión el jurado se tomó la molestia de salir y aprobarla. La dejé en la puerta y ella tenía las dimensiones que pedían. Pero resultó que no entraba por la puerta. Se quedó en el frente y el día de la inauguración, con un montacargas la pegaron de la pared. La eclipsaron y me la partieron. Tuve que repararla durante el primer día de la exposición. Aquí la gente es muy irrespetuosa.

¿De dónde sacas esa fuerza interior que te acompaña?
De mi sueño de ser esto (Notitarde, 01/09/2007, Confabulario).-

1 comentario:

Menandro Camarán Pietri dijo...

Hola Adolfo, mucho tiempo sin verte.
Estoy gratamente sorprendido con lo que he visto, como me gustaría hablar contigo y recordar viejos tiempos.
Menandro Camarán Pietri
mcampi030841@gmail.com
0241 831 83 22
0412 845 19 95