sábado, 10 de noviembre de 2007

Rolando Quero: La abstracción plasma sentimientos


El artista plástico Rolando Quero ha trabajado intensamente durante varios meses en la casa de sus padres en Villa de Cura donde instaló su taller. El resultado de este esfuerzo lo hace sentir orgulloso. La mayor recompensa ha sido ver la cantidad de cuadros, en diferentes formatos, llenos de vida, color, revelando su espíritu y la fuerza de sus trazos.


¿Cómo se siente con sus últimos cuadros y esculturas?
Durante este año me desligué de montar exposiciones y me desconecté del ambiente de galería y todas las actividades culturales. Quería encontrarme conmigo mismo y hacer cosas que hasta ahora tenía en proyectos pero que no había tenido el tiempo de hacerlos.


Uno de ellos es la producción de 60 obras que yo la llamo "Extractos de mi mente", porque son pasajes, recuerdos, atardeceres.


¿En los que se puede apreciar su misticismo?
Sí, la parte mística que todos los artistas tenemos y que para llegar a plasmarla se tiene uno que concentrar, estar solo, aislado, para poder llevar a buen término una obra como la que hice este año, que ha sido muy positivo para mi. Estoy muy contento porque hice un total de 80 obras, plasmando las ideas que se me venían a la mente.


¿Cuánto tarda generalmente con una obra?
Generalmente empiezo a trabajar varias obras a la vez y las voy desarrollando durante cierto tiempo. Quizás dure un mes, una semana o tal vez tres días. A veces he resuelto una obra en un día. Cuando tienes un año trabajando y todo está dentro de tu mente. De allí el nombre que le puse. Extraje de cada lugar de donde estuve, un recuerdo.


¿Cómo resumiría la propuesta artística de estas 80 obras?
Utilizo los colores rojos, amarillos, los tonos tierra que identifican mi obra, la gestualidad y el informalismo que tanto me atrapa. Me gusta resolver la obra rápido... quizás por los estudios y la formación que yo tuve... maestros de arte contemporáneo unos y otros de la formación académica, del dibujo, de cómo tiene que ser un retrato, cómo tienes que solucionar la obra a través de conceptos, composición, equilibrio del color.


¿Aprendizaje que tuvo sin ningún tipo de egoísmo por parte de sus docentes?
Cada día de mi vida agradezco muchísimo el conocimiento que me brindaron los docentes sin egoísmo. Tuvimos la suerte, una muchacha alemana y yo, que éramos los dos únicos extranjeros que estudiábamos, con el grupo de artistas españoles, de recibir la mayor de las generosidades.


¿Su regreso al país, después de 20 años en Europa fue difícil?
Desde que llegué he trabajado muchísimo en Venezuela. Desde que llegué con mis brochas, mis trapos, mis pinceles y mis colores, de Cataluña...


¿Su obra actual cuánto tiene de Venezuela y cuanto de Europa?
Todavía de Europa queda muchísimo. Veinte años allí no son dos días... Lo que yo hice en Cataluña me ha quedado muy marcado. Hay unas obras que tienen los atardeceres en aquellos olivares... tardes gélidas donde se veían los cielos de Salvador Dalí, al entrar por Gerona, desde Francia, por tren. Guardo el informalismo, los estudios de la materia. Todo ello, sin querer, forma parte de mi obra.


¿Por qué en Barcelona es más conocido como escultor que como pintor?
Porque allí compartía la escultura, la pintura con el diseño industrial tridimensional, fundiciones en bronce, resina, plata. Aquí es difícil encontrar buenos fundidores que plasmen la obra que uno hace.


¿Se siente cómodo en la abstracción?
Porque la abstracción te pone a ver lo que tu quieres ver. Te pone a plasmar los sentimientos. Pone al artista, y en mi caso, de una manera gestual, frente a tus sentimientos, tus ideas... No se llega a la abstracción sin conocer un buen dibujo o la buena composición de un paisaje. Es mentira que en las artes todo está inventado.


¿Qué le parece todo ese arte que apenas está naciendo, que se trabaja con computadoras y se digitaliza?
Hay un grupo de artistas emergentes que se está formando en arte conceptual y digital. Me parece muy bien siempre y cuando sepan dibujar y entender lo que es el color, asunto, por demás, bastante complicado. Cuando se trabaja una obra en el plano de la abstracción se tiene que dominar los colores primarios, secundarios, los complementarios. Se logra el equilibrio de la obra a través del color.


¿Cómo siente que están marchando las cosas en materia artística en Venezuela?
Estamos viviendo un momento muy difícil porque no conseguimos el material adecuado. No es posible que aquí no encuentres buenos acrílicos y los aumenten todos los días hasta en un 100 por ciento. Los creadores estamos pasando por dificultades y hacemos "de tripas corazón" para poder trabajar. Somos dobles creadores, en el momento de hacer y para ingeniárnosla para concluir nuestras ideas. No es posible que tengas que viajar a Estados Unidos para conseguir un buen papel. Lo que encuentras en Venezuela está a precios prohibitivos.


El arte tiene que tener acceso a todo público pero si los artistas no podemos ganarnos la vida como cualquier otra persona que trabaja todo se complica. Soy partidario de un informalismo pero con materiales no perecederos. Busco un material que dure y perdure en el tiempo.


¿Por qué pintó una obra cargada de rojo y negro?
Fue un encargo. Sólo me pidieron una pieza con esos dos colores. Fue un reto. "La Búsqueda". Allí está la fuerza del rojo, Ave Fénix. Rojo del alma y del Tíbet. El rojo de mis hermanas, de mi interior.


Rolando Quero (1954, Villa de Cura, estado Aragua) hizo estudios entre 1983-1986 de artes plásticas (talleres de dibujo, pintura, color y escultura) en la Universidad Michel de Montaigne y la Escuela de Bellas Artes en Bordeaux, Francia. Luego, entre 1987-1992, siguió complementando técnicas de escultura, modelado, moldes y dibujos en la Escuela Massana de Barcelona, España. Recibió clases del ceramista y escultor español Joaquín Chavarría.


Ha realizado exposiciones colectivas: "Artistas latinoamericanos" Centro Cultural El Chasqui, Bordeaux, Francia (1984); "Expresiones Plásticas", Mónaco (1996), "Fusión" en el Centro Cultural Cerdanyola, Barcelona (1997), "Iberoamérica, diferentes expresiones artísticas", sala de exposiciones de Copenhague (1997); "Paralelismo histórico 1902-2002" en conmemoración de los 100 años del bloqueo anglo-aleman, en el Museo Salvador Valero, ULA, Trujillo (2002), "17 artistas, un viaje, un camino", Ateneo de Valencia (2003), "Paralelismo", realizada en forma itinerante en Museo Trapiche Los Clavos, Boconó, Galería La Otra Banda, Mérida, Museo del Táchira, la ULA Táchira y Museo Alberto Arvelo, Barinas (2003), "2da. Mega Exposición", homenaje a Jesús Soto, Ateneo de Valencia y Museo Jacobo Borges (2005), "III Salón Pequeño Formato" en Espacio Chroma (2005), "Abstract-Figurative" en la South Art Gallery, Miami, Florida (2006) y El Color y la Materia, José Páez Del Nogal y Rolando Quero" en Espacio Chroma (2006).


De forma individual ha presentado su trabajo la Galería Puzzle, Barcelona, "Recuerdos Valencianos" (1989), en el Centro Cultural de Moncada y Reixa, en Barcelona, "Souvenir de Rolando" (1992), en el recinto ferial Juan Carlos I en Madrid, "Exhibición de Arte y decoración" (1995-1996), "Retrospectiva, de dibujo y escultura", en el Centro cultural Ripollet, Barcelona (1995-1996), Feria Internacional de Diseño industrial Intergrif", recinto ferial Juan Carlos I, Madrid (1995-1999), "Extractos de un paisaje" muestra itinerante por diversos museos, ateneos, museos y salas de exposición venezolanas bajo el auspicio de ULA, UPEL, UC y la Federación de Ateneos de Venezuela (2001-2002), "Reencuentro", Museo Salvador Valero, ULA (2003), "La Materia estetizada", en Espacio Chroma, Valencia (2006), "Visiones tridimensionales, Espacio Chroma (2006) (Notitarde, 10/11/2007, Confabulario).-

No hay comentarios: