domingo, 29 de enero de 2012

Belisario y Padovani: faena de dignidad

Tiempo de Arte es una organización que busca reunir conceptos e ideas diferentes uniendo a artistas plásticos de diferentes países para poder mostrar además el talento la sensibilidad que marca nuevos horizontes y formas de ver la vida.

Por ello su presidente, John Padovani no olvidó al amigo e imperioso creador valenciano, maestro Ramón Belisario, para liberar la idea que tenían en su mente desde hacía algunos años, de rendirle un homenaje a esos muchachos en su mayoría, hombres de aprensiva modestia, que aún persisten en el viejo oficio de pulir zapatos en las calles y plazas del mundo entero.

Dos exposiciones y un mismo motivo fueron los “Limpiabotas latinoamericanos”, de enorme referencia social en un mundo que parece ponerse de acuerdo para las injusticias, en los espacios de la Sala Ramón Oviedo, sede del Ministerio de Cultura, y en el Colegio Dominicano de Artistas Plásticos (Codar) en Santo Domingo, República Dominicana.

Los meses de agosto y septiembre del pasado año 2011 fueron escenarios  copados por los artistas Ramón Belisario y John Padovani, quienes idearon y ejecutaron este proyecto, entre Venezuela y República Dominicana, para finalmente consolidarlo en las salas de arte que tuvieron enorme participación por parte del mundo cultural de esta isla caribeña.

Al entrar, en ambos salones, se observaron las cajas de los limpiabotas colgando del techo o interpuestas en las paredes. De diferentes tamaños, fueron ofreciendo los contrastes, el rudimentario utensilio, que contiene las herramientas que guardan los hombres y muchachos que sobreviven lustrando zapatos y botas, por las calles y plazas del mundo.

Lustrar es también abrillantar y desde los pies se alcanza trascender el camino con mayor o menor dignidad. Por ello esta labor tiene una trascendencia y una importancia, profundizada desde la perspectiva del arte; de la sutileza que imprimieron estos dos artistas.

Aunque es un oficio que ha ido desapareciendo todavía son miles los que se aferran a la humildad de una cajita de madera para sobrevivir y llevar alimento a sus casas. Es un asunto de sacrificio y la ambición no es el leit motiv de esta faena. Pero se hace con una ilusión tan específica como la que ofrece la vida misma: de forma continua, transparente  e inspiradora.

Por ello los maestros, el venezolano Ramón Belisario; y el cusqueño John Padovani, residenciado desde hace algún tiempo en Republica Dominicana, donde ha realizado también importantes trabajos de restauración, dejaron un guiño en la conciencia de todos los asistentes, al exponer  obras no comerciales, ni siquiera con el sueño de ser vendidas, pero sí para despertar inquietudes; visibilidades de un mundo que se muestra siempre áspero con los más necesitados.

De desiguales volúmenes, la mayoría de las cajas de los lustrabotas mostraron iconos de diferentes países. Banderas, figuras, elementos mágico-religiosos; colores no siempre conjugados; cargas añadidas de pesadumbre, alegría; pesadez existencial.

Porque no todo en el arte es un asunto de belleza. Porque el ser humano necesita aprender tanto de lo que más le cuesta que ojalá algún día salgan de las cajas rústicas de madera las pócimas necesarias para alcanzar la paz, el amor universal, la solidaridad, la tolerancia; la verdadera hermandad que una a toda la civilización entera; imposibilitada de trascender teniendo en contra ambiciones desmedidas, amparadas en el egoísmo y la comercialización en que se ha convertido el mundo.

Acompañaron las muestras, fotos de limpiabotas de distintas ciudades latinoamericanas, implementos reales de los hombres que se dedican a este trabajo; espejos para que todos los espectadores sintieran la proyección de sus pies y zapatos. Algo y mucho de reformadoras tuvieron ambas exposiciones.

También participaron en esta muestra artistas brasileños como Naura Timm y Mara Nunes; Antonio Guadalupe, Gabio Rosario y Geo Ripley, de la República Dominicana; y Ángel Urrely, de Cuba.

El día de la inauguración hubo la especial actuación de Geo Ripley, músico y artista plástico, lleno de energía y vitalidad, que no solo hizo pasar un rato lleno de fuerza africana y caribeña, sino que tuvo la capacidad didáctica de dar a conocer los muchos instrumentos que lo inspiran apoyado por los músicos, llenos de talento, que lo acompañan.

Durante la presentación de la muestra en el Codar, el caluroso sábado 27 de agosto, hablaron Antonio Guadalupe, director de este Colegio que agrupa a los artistas dominicanos; Ramón Belisario y John Padovani, quienes resaltaron el valor de tener un público amplio; necesitado de las propuestas. Resaltaron la presencia de un joven limpiabotas que estuvo allí e inclusive se animó a pintar una de sus cajas, como un veterano pintor; expuesta con orgullo, integrándose al conjunto, sumando la fuerza de las manos de un auténtico abrillantador de cueros.

A esta exposición asistió la agregada cultural de la Embajada de Venezuela en República Dominicana, Carmen Mercedes de Romero (Notitarde, 29/01/2012, Lectura Tangente).-

jueves, 19 de enero de 2012

Crecer en tu llanto

Cesaria Evora dejó de cantar unos tres meses antes que terminara 2011 para dejar de existir el 17 de diciembre pasado a la edad de 70 años. Su voz fue y será, sobre todo en el eterno presente de la música, nostalgia, desarraigo y fe de vida.

Treinta años atrás las páginas culturales de los diarios franceses «Le Monde» y «Libération» reseñaron sus discos La diva de los pies descalzos (1988), Mar azul (1991) y Miss Perfumado (1992) con  elogios a esta mujer que entró a los escenarios europeos a los 47 años conquistando los corazones de quienes la vieron, descalza, con un cuerpo que fue primero engordando año tras año un poco más, para después adelgazar,  fumando en el escenario y observando con cierto desparpajo el éxito que se le vino encima con sorpresa y gratitud.

No tuvo una vida sencilla. La música era su universo y desde los 16 años cantó en los bares de su ciudad natal, Mindelo,  por unas pocas monedas con que sostener a los suyos y cuando éstas escaseaban lo hizo por un trago de alcohol. Ella misma tuvo que luchar por más de una década con este vicio al que pudo superar para poder llegar a todas partes del mundo. Varias veces a través de sus giras le dio la vuelta al globo terráqueo presentándose en los escenarios de las principales capitales.

En unas grabaciones recuperadas  de Radio Barlavento y Radio Clube gracias a las nuevas tecnologías se puede escuchar su voz de jovencita. Un timbre más agudo y fino se escucha en esas canciones que se grabaron en los estudios de esas dos emisoras de Mindelo, entre 1959 y 1961.

Su hogar respiraba música: el padre, Justino, tocaba cavaquinho -instrumento de cuatro cuerdas de origen portugués que recuerda al cuatro- y violín, y B. Leza, probablemente el más importante de los compositores caboverdianos, era de la familia.

Cantaba descalza para recordarse a sí misma que era una mujer salida de la pobreza, de días de hambruna, de unos tiempos en que los colonizadores portugueses prohibían caminar por la acera a los caboverdianos que no podían comprarse un par de zapatos.

Ganó el Grammy en 2004  al Mejor Álbum de música contemporánea por su trabajo 'Voz de Amor'. En 2009, el Gobierno francés, donde tenía fijada su residencia, le entregó la medalla de la Legión de Honor.

Compartió grabaciones con Compay Segundo, Erykah Badu, Goran Bregovic, Sakif Keitao, Ryuichi Sakamoto, cantó con Caetano Veloso, Bonnie Raitt,  y Marisa Montes, vendió más de cinco millones de discos.

En español hay una versión suya muy particular de Bésame mucho, igual de Historia de un amor, con Tania Libertad y grabó junto al compositor Pedro Guerra el tema Tiempo y silencio, que contiene una estrofa muy hermosa: Nacer en tu risa / Crecer en tu llanto / Vivir en tu espalda / Morir en tus brazos.

Y es que Cesaria no pudo olvidarse nunca del mar ancestral de Cabo Verde. Cada vez que podía retornaba a su tierra natal y se sentaba frente a ese azul y conversaba con esta energía a la que consideraba una mujer anciana, capaz de escuchar y sanar; capaz de aglutinar y quitarle todas sus tristezas; capaz de renovar su espíritu; de mimarla, consentirla; devolviéndola limpia al mundo.

Conocida también como la reina la morna,  sugerente mezcla del fado portugués, la modinha brasileña (música popular bahiana), el tango argentino y el lamento angoleño, que contiene también las raíces negras del blues, atrajo a su país, sólo con su fama, buena cantidad de turistas que querían conocer el país donde ella había nacido.

Estuvo en la sala Ríos Reyna del  Teatro Teresa Carreño de Caracas en 2009 mostrando todo su esplendor y sus éxitos; el más aplaudido de la noche, Sodade, solicitado con fervor por sus seguidores de todas partes.

Sodade, es una palabra en kriolu -idioma de los nativos del archipiélago caboverdiano- que se traduce al español como soledad, derivada de la saudade con la que portugueses y brasileños identifican la nostalgia; especie de tristeza por el desarraigo de no estar en el lugar que nos pertenece.

Cuarenta y cinco años en los escenarios dan cuenta del temple y de la tremenda oportunidad que tuvo ella y el mundo de conocerse. Ella fue una sorpresa grata del destino. Un eco de los sonidos más genuinos de la tierra africana donde nacieron los primeros seres humanos, donde está enterrada la clave de la felicidad del mundo.

Su voz clara tenía fe de vida a pesar de su nostalgia y desarraigo. Era el sonido del que ha vivido y aprendido mucho. Era alma conquistadora porque el mar le susurró el camino, ese que a veces no se entiende, al principio. Ella misma junto a Marisa Montes cantó Es dulce morir en el mar como piensan los marineros, los amantes de esa masa cambiante azul y los que despiertan cuando los tocan las olas.

Cesaria, legado de una diosa de pies desnudos, de hierbas y raíces (Notitarde, 19/01/2012).- 



miércoles, 18 de enero de 2012

Latinamente, segunda edición

Tras la gratificante experiencia a finales del año pasado de la exposición de la Galería Primo Piano LivinGallery ubicada en la ciudad italiana de Lecce, el 31 de este mismo mes el grupo de artistas plásticos venezolanos, italianos y norteamericanos repite la experiencia en Bari, en la Gallery BLUorG dado el éxito de la idea que los cobija bajo el nombre de Latinamente.

La curadora Dores Sacquegna también representa al conjunto de creadores de esta segunda edición que reúne a Robert Scott Alger, Carlo Marcello Conti, Paola Puppio Zingg, y los venezolanos Bartus Bartolomé, Astolfo Astunes, Ricardo B. Sánchez, José Coronel y Domingo De Lucía. Este último no estuvo en el primer encuentro pero se une a él al coincidir en las indagaciones del grupo

José Coronel retornó de Italia cargado de grandes ideas y proyectos. Por ello su regreso lo toma con entusiasmo y gran fuerza:

“Mi viaje a Europa fue muy edificante pues me conllevó a una reflexión de lo que como artista me toca hacer ante tal experiencia. La muestra de Bari es como una continuidad de la primera edición debido al éxito que tuvo la exposición Latinamente. Luego vendrá otra muestra en Belluno, en marzo y a principios de abril estaré en Venecia, en la isla de Murano, realizando seis esculturas en vidrio.

Me siento con una gran responsabilidad al integrarme en un espacio desconocido aunque sea como artista, pero a la vez concibo lo interesante que es a la vez  esta referencia que obtengo dentro del mundo del arte ya se me permite ubicar mi obra más allá de los limites de mi propia frontera.  En la vida los momentos llegan y debemos estar preparados  para hacer de la oportunidad que vivimos  una especial plataforma. 

Como artista quiero cristalizar esa metamorfosis de mi trabajo plástico, como parte de la evolución creativa de mi obra: si bien el final de todo ese proceso nunca se sabe realmente hasta donde nos llevará, en la medida que logre encontrar los elementos esenciales que me permitan sustentar mis criterios plásticos, tanto en el color, la forma, lo iconográfico y lo conceptual, en esa misma medida otros escenarios serán los propicios para ver crecer el trabajo en su oportuna madurez.

Con mi segunda visita a Europa se reafirman lo antes visto a través del lente de la sensatez y honestidad del trabajo, sin ínfulas y arrebatos de grandeza sino más bien desde la sencillez y la humildad. Todo lo encontrado es fruto de la perseverancia, constancia y lealtad de lo que uno cree como su verdad”

Los hombres y mujeres impulsados por el proceso de la creación encuentran en su búsqueda puntos de encuentro, vasos comunicantes que se filtran por la respiración del mismo aire y de la tierra que los llevan a concebir ideas extraordinariamente parecidas, inusualmente diferentes.

Robert Scott Alger nació en Louisiana y muestra en sus fotografías, videoarte, performance, música, luz cinética  la carga viva de la luz, creando formas, abriendo y cerrando espacios poco comunes dentro del ojo humano.

Bartus Bartolomés ofrece una amplia visión del mundo al decirnos que el arte está en todas partes solo que hay que despertarlo con los toques simples o profundos de una mirada desde el corazón. El "bartusgraphie" es oportuna mezcla de escritos, imágenes, signos, colores, anagramas de la poesía visual y de la cotidiana vida.

Carlo Marcello Conti, italiano, lleva años de investigaciones sobre la poesía visual. Las imágenes muestran un mundo propio, lejos de la ciudad, como fragmentos de la memoria, el desarraigo forzoso; espacio en blanco.

José Coronel para Sacquegna construyó un mundo flotante, entre  figuración y abstracción, entre la riqueza narrativa y el rigor formal de las obras.  En la serie "Maya" la presencia extraterrestre a través de un haz de luz penetra en los objetos metálicos extraños. Entre la luminosidad y el color de la sombra, marca una imagen bidimensional, con desparpajo y humor.

Domingo De Lucía ha trabajado a lo largo de su trayectoria el color por lo que sus investigaciones insisten en mostrarnos la infinitud de correlaciones que existen a nuestro alrededor, en el mundo febril o en el de ensoñación.

Astolfo Funes revela todo un conjunto del imaginario popular que él prefiere llamar “primitivo” en el que se revelan personajes manchados por la existencia pero también combina elementos más sofisticados que dan a conocer su diversificación en el arte.

Ricardo B. Sánchez considera vislumbrar el malestar general que caracteriza a la sociedad moderna alimentada por las diferencias culturales, religiosas, económicas, sociales y por los intereses materiales siniestros, que  marchitan al ser humano.

Paola Puppio Zingg es la única mujer y también la más joven. Su más reciente investigación artística es desencanto contraste surrealista experimentando un realismo mágico sonoro y atrayente a través del lente fotográfico (Notitarde, 18/01/2012, Lectura Tangente).- 


domingo, 8 de enero de 2012

Inocente a todo

Llegué tarde a la escuela. Menos mal que sus padres y abuelos no. Pero justo al entrar allí en la acera soleada de ese mediodía supe que algo había surgido mal en el acto del pesebre porque salían dos reyes magos arrastrados por las orejas de sus respectivas madres, que dejaron el celaje de su bravura en el ancho de la puerta, reja de color verde con amarillo, que sacó astillas de oxido al percibir sus pasos.

Antes de enterarme de lo sucedido, Sebastián había salido de la casa de su mamá, María Eugenia, reluciente con el traje elaborado por su abuela, Gloria del Valle. Una tela azul hizo de túnica y un agal pañuelo a cuadros de tonos metalizados, sujetado con un cordón dorado cubría su cabeza perfectamente destinada a ser monarca.

Mientras se lo preparaba supo que él no estaba contento con el rol de rey mago.

-      ¡Claro que no abuela! Es mucho más divertido ser burro…

-      ¡¿Pero cómo vas a preferir ser burro a rey mago?!

-      Porque caminan en cuatro patas. ¡Imagínate! Es mucho más divertido…

Sin embargo Gloria del Valle agradecía que su nieto hubiese sido escogido dentro del reino de sus majestades porque tremendo enredo hubiese sido diseñar y cortar las partes  del rumiante más nombrado del planeta, con sus grandes orejas, hocico, cola y cuerpo fofo.

“Sí, definitivamente es mucho más divertido entrar a un escenario disfrazado de borrico que de cualquier otra cosa… pero qué bueno que le descubrieron a tiempo que era un rey de dos patas”, se decía para sí misma la abuela mientras cosía.

Los burros tenían cierta movilidad en la puesta en escena. Podían bostezar, sentarse, pararse, mirar para un lado y otro mientras que su nieto iba a  estar condenado a estar erguido, con el cofre de mirra, tratando de adoptar la pose solemne que de paso copian muchos seres humanos para intentar obtener lo que desean.

Le tomaron fotos antes de marcharse con lo celulares. Parecía un autentico rey. Elegante. Soberbio. Moreno claro,  achinado y con un don de gente envidiable fue centro de atracción en todas partes.

En la escuela, las maestras coordinaron una vez más la entrada de los actores del preescolar que estuvieron ensayando con bastante dedicación por semanas. La Virgen María, José, el niño Jesús, los pastores, el burro, la oveja y el buey. El coro, los ángeles y hasta una gallina piroca recrearon tan bella gestación.

Había un ambiente fenomenal. El que domina antes de salir a escena: nervios, responsabilidad, brinquitos en el estomago. Dudas y certezas. También fastidio. Sólo el niño Jesús estaba como hay que ser: esperando amor, tetero y caricias. Inocente a todo.

Todo comenzó muy bien. Al abrir el telón la música inició su estridencia navideña y aparecieron las tres figuras principales. El bebé que llevaba María era un poco grandecito y eso hacía que se viera sobrenatural. Porque así de milagrosos son todos los niños.

Entraron los cuatro patas y la risa y los aplausos fueron espontáneos. Sin duda que se estaban robando el show y la cara de Sebastián lo decía todo. Era rey elegante y frustrado. Eso decían sus ojos y la mueca en sus labios.

Entraron los magos. También fueron aplaudidos pero él sintió que menos que el burro que además estaba tan bien disfrazado que parecía natural. Hasta  el collar de mopas por la garganta de la oveja la hacía ver especial y parrandera.
Sebastián trataba de estar quieto pero eso es cosa difícil a esa edad. Fue entonces cuando se dio cuenta de las miradas de odio que había entre los otros dos magos que estaban a su lado.

Presintió lo que venía.  Por encima de él,  Gaspar y Baltasar estaban enfureciéndose hasta que lanzaron puñetazos y él, que estaba en el medio, trató de evitar y separar a estos dos monarcas que no parecían estar a la altura de sus circunstancias.

Las maestras no daban crédito a lo que veían. Tanta paciencia, tanto ensayo, tanto tiempo dedicado y la magia había sido rota de un solo golpe: un derechazo hizo que se cayeran los tres  al piso.

Rodó la palmera, el techo del pesebre y el burro y la oveja saltaron para ayudar a Sebastián que aún tumbado luchaba por separar a sus homólogos.

¿Por qué se le pelearon?, escuché todavía preguntar dos horas después de lo sucedido y nadie sabía la respuesta.

-      Por un chicle, por una pelota, por una novia, por un mensaje de celular, por lo que sea chica… le dijo una maestra a otra mientras miraba de soslayo la escena del teatro choreto, sin sus actores ni puesta en escena de navidad.

-      Mientras no vayan ahora a meternos en la lista de la violencia escolar pero ¿quién se va a creer que los reyes magos son violentos?, se preguntaba para sus adentros uno de los directivos.


-      O de maltrato a los niños por parte de las madres que los llevaban arreando como animales, sostenidos por las orejas, mas rojas que atardecer de Juan griego en  agosto, pensó una de las licenciadas que veía a Sebastián con ternura, apuntando para sus adentros el acierto de escoger a este rey que intentó ser un gran réferi (Notitarde, 08/01/2012, Lectura Tangente).-