sábado, 27 de junio de 2009

José Manuel Hermoso: "El fanatismo es nuestro peor enemigo"


José Manuel Hermoso González desde muy joven ha estado vinculado a las luchas sociales. En estos momentos está residenciado en España, pero regresa a Venezuela para continuar con su labor inacabada de solidaridad con todas las actividades que tienen que ver con el ser humano nacido en estas tierras, eterno guerrero.


Docente-investigador de la Cátedra de Historia por más de tres décadas ya jubilado de la Universidad de Carabobo, especialista en historia de la Universidad Central de Venezuela y profesor de la maestría de historia, además de ser fundador-director del semanario Tiempo Universitario de la UC.


Es autor de los libros 1936, Programas contra poder (historia de la movilización popular de 1936), Autoliquidación del medinismo (1941-1954), Historia del pueblo protagónico (1498-1998) y Mujer y nueva humanidad, en proceso de impresión.


-¿Cómo fue la idea de fascículos para contar las luchas históricas?
-Pueblo protagónico no fue pensado como libro. Constituimos un equipo para consolidar la idea de una historia de las luchas sociales y políticas del pueblo venezolano, una historia de quinientos años, orientada para ser difundida en forma de fascículos ilustrados y para una difusión masiva a través de un órgano periodístico de circulación nacional. Esa era la idea básica y comenzamos a trabajar, con la particularidad de que esta versión o visión de la historia de Venezuela es mi trabajo de cátedra a lo largo de veinticinco años. Tiene un lenguaje y una forma de presentación destinados a enganchar a un grupo mayoritario de personas. Pero como es un proyecto muy costoso, que requiere una alta inversión, despertó interés en medios masivos de comunicación.
Tenía redactado veinte fascículos que comprenden tres siglos de historia, y como fue difícil encontrar los patrocinantes de los fascículos decidimos publicar el libro que sirve también para difundir nuestras ideas.


Por ello, un grupo de profesores nos unimos y creamos una editorial (Luis García, Orlando Zabaleta, Douglas Morales, Sabino Linares, Guillermo Cerceau, entre otros), no sólo con la finalidad de editar sólo este texto, sino de editar libros que consideremos que deben difundirse e inclusive hacer revisiones de libros para futuras reimpresiones.


Por esta razón estoy en Carabobo. Digo que vivo en España, pero tengo mi residencia en Venezuela porque estoy viniendo mucho acá por todos estos proyectos. Tengo tres años trabajando en todo este esfuerzo editorial.


-¿De qué trata el último libro que acaba de escribir, Mujer y nueva humanidad?


Para mí, esto es algo histórico porque no es algo que pensé desde hace cuatro meses hacia acá, sino que es algo que he venido dándole vueltas desde hace cuarenta años, cuando en Venezuela se empezó a escuchar de Simone de Beauvoir cuando en 1968 se comenzó a escuchar sobre feminismo, liberación de la mujer. Yo fui una de las personas impactadas por ese proceso y he venido investigando, escribiendo y leyendo sobre la mujer. Me he ido formando una idea que la integro a una visión de la sociedad y de la economía y el cambio social.


Parto del papel asumido por la mujer en el surgimiento de la humanidad, así como el rol fundamental cumplido en la muy larga primera etapa, la del matriarcado, cuando no existía desigualdad entre los sexos ni opresión hacia la mujer.


-Hasta casi desaparecer en la edad media...
-En la segunda parte del libro se sintetizan las vicisitudes que condujeron a la caída en desgracia del sexo femenino. Cómo y por qué la mujer se convirtió en el segundo sexo. Cómo fue oprimida, discriminada y abusada en la antigöedad, tratada como esclava; y unos cuantos siglos después, martirizada, violada física y espiritualmente, quemada viva y crucificada; por hereje, bruja, prostituta, rebelde, adúltera en la edad media.


-Pero hay asuntos un poco más sutiles en la edad moderna...


-Oprimida y discriminada de una nueva manera, más sutil, pero no por ello menos cruel e infame, en la edad moderna.


-¿Se ha liberado la mujer?


-Los pensadores más avanzados del siglo XIX supusieron que la mujer entraría en una nueva fase de libertad e igualdad por el solo hecho de incorporarse masivamente al mercado de trabajo del siglo XX.

Pensaron con sana lógica que la mujer se liberaría de las duras tareas del hogar, mantenimiento, alimentación, orden, limpieza, cuidado y educación de los hijos. No imaginaron que llegaríamos a la injusticia de la doble jornada de trabajo femenino.


-¿Un trabajo mal pagado y otro que no se reconoce?


-Exactamente. No concibieron que se pudiera llegar a la extrema racionalidad de que la mujer, luego de ser explotada como asalariada, tuviera que llegar a cumplir la otra jornada, la invisible y gratuita, sin el apoyo de la sociedad ni del marido. Una sociedad doblemente beneficiada por su aporte a la creación del valor económico como productora, en la calle, y como reproductora y mantenedora de la vida, en el hogar.

-¿Qué depara el siglo XXI a la mujer y a la sociedad?


-Eso lo toco en la ultima parte del libro, en el que apunto hacia el futuro. Se anuncia el fin de la sociedad de la explotación, de las carencias, de la escasez. Se demuestra que ya están dadas las condiciones materiales para que la humanidad pueda dar el gran salto liberador del reino de la necesidad al reino de la libertad. Se ponen de manifiesto las cualidades del sexo femenino y se hace énfasis en las circunstancias históricas particulares que le permitirán cumplir un papel de excepcional importancia en la nueva fase de la historia humana. La mujer al igual que en el surgimiento de la humanidad será la fuerza motriz en el surgimiento de la nueva humanidad basada en la libertad y la abundancia.

-¿Cómo nace el pueblo venezolano hasta llegar al de hoy en día?
-El pueblo venezolano nace luchando en la medida en que nace el mestizaje a finales del siglo XVI y en los XVII y XVIII. Y si en algún momento se compactan indios, negros y blancos fue en momento de defenderse de los piratas. Unidos en la lucha contra la piratería, contra los atropellos de los vascos.


-¿En qué se parece el gobierno de Rómulo Gallegos a la situación actual?
-El no era un presidente provocador ni agresivo. Por el contrario, era una "dama", un caballero; un hombre con una gran cultura, con un lenguaje de concordia. Pero ocurrió en 1948 lo mismo que aquí en 2002, y tumbaron a Gallegos. Con los mismos argumentos. La Iglesia Católica, las federaciones de cámaras y los terratenientes que se veían afectados porque el entonces presidente estaba ofreciendo una reforma agraria, cosa que beneficiaba a la mayoría de la gente y no a ellos. Derrocaron a un presidente que fue electo con el 85 por ciento de los votos en la primera vez que Venezuela elegía un mandatario por votación popular. Mujeres, campesinos y jóvenes por primera vez al voto. Lo derrocaron las mismas fuerzas con los mismos argumentos: que era comunista, que se iba a "comer" a los niños... y Fidel Castro no existía.


-¿Por qué en estos momentos hay que saber más que en ningún otro de nuestra historia?
-La historia nos puede hacer comprender lo que está pasando: para tirios y troyanos. Si vamos a aprender de la historia, vamos a ver los que están con el Gobierno y los que están con la oposición.


-¿Los venezolanos alguna vez aprenderán a vivir con miedo?
-El miedo es nefasto. Es el enemigo para todos. No puedes amar lo que temes. Genera rechazo, controversia, indignación. Pero el mayor peligro en Venezuela en estos momentos no es el miedo, es el fanatismo; el enfrentamiento fanatizado e irracional convertido en política, tanto del Gobierno como de la oposición, niega la sociedad. La mayoría del pueblo sufre las consecuencias.
Lo otro que es gravísimo es el miedo por la inseguridad (Notitarde, 27/06/2009, Confabulario).-

No hay comentarios: